7 errores comunes con nuestros dientes

  1. Cepillarte los dientes solo por las mañanas. Muchos se ven obligados a cepillarse naturalmente por la mañana para frenar el mal aliento, pero descuidar el cepillado nocturno por el cansancio es un grave error, ya que éste es el cepillado más importante.
  2. Aplicar mucha fuerza en el cepillado no ayudará, sino que provocará todo lo contrario. El lavado agresivo con el tiempo puede causar abrasión del esmalte y recesión de las encías, lo que en última instancia conduce a problemas de sensibilidad y pérdida de la estructura dental.
  3. Dedicar un minuto a tu cepillado. Aún si te lavas los dientes tres veces al día, el esfuerzo es en vano si no dedicas tiempo a esta tarea. Si lo haces con prisa, es probable que el sarro y las biopelículas no se eliminen adecuadamente de la superficie del diente, lo que provocará depósitos de placa, inflamación de las encías, mal aliento e incluso caries. Cepilla tus dientes durante al menos 2-3 minutos.
  4. No usar hilo dental. Si eres de los que no usan hilo dental porque sus encías sangran cuando lo haces, la solución es seguirlo usando. Aunque no lo creas, cuanto más hilo dental uses, menos sangrarás y mejor será tu salud bucal.
  5. Saltarte el enjuague bucal. El enjuague bucal y los palillos interdentales son un gran complemento para cualquier régimen de higiene oral, pues abordan esos puntos difíciles de alcanzar entre y alrededor de los dientes. Ayudarán a limpiar y proteger tus encías también.
  6. Comprar cualquier pasta. Pídele a tu dentista su opinión sobre la mejor pasta de dientes para satisfacer tus necesidades individuales. Por ejemplo, si tienes problemas de caries, es importante usar una pasta dental con fluoruro.
  7. Visitar al dentista solo cuando presentas dolor. Es uno de los errores más comunes. Es mejor ir al dentista para un chequeo regular cada seis meses que esperarte a sentir dolor y necesitar de sus servicios.